El caso de las microgrids en Tanzania (II / II)

En el último post, David explicó qué son las microgrids y la importancia de su desarrollo en los próximos años para abastecer de electricidad a diferentes comunidades. (http://sustainability-by-education.org/?p=874). En este nuevo artículo, trataremos específicamente el caso de las microgrids en Tanzania, un país que tuve la oportunidad de visitar gracias al apoyo del Centro de Cooperación para el Desarrollo de la Universidad Politécnica de Cataluña (https://www.upc.edu/ccd).

Un poco de historia

De acuerdo a estimaciones de la Agencia Internacional de Energía, sólo el 12% de la población tanzana tenía acceso a la energía eléctrica en 2005. Conseguir que dicho acceso fuera universal era una tarea compleja, teniendo en cuenta que se trata de un país muy grande con baja densidad poblacional (tiene casi la misma población que Italia, pero es casi tres veces más grande). Por esa razón, como parte de su plan de acceso a la energía, Tanzania decidió adoptar en 2008 una innovadora política y marco regulatorio que derivó en un impresionante crecimiento en la cantidad de proyectos desarrollados, convirtiéndose en un líder regional en este tipo de proyectos. La introducción de mecanismos de promoción como Feed-in-tariffs (tarifas fijas para la generación eléctrica), dolarización de los ingresos y la reducción del tamaño de los proyectos elegibles demostraron ser estrategias exitosas. Para 2016, el acceso electricidad había alcanzado al 33% de la población, mostrando un impresionante crecimiento en comparación a los años anteriores y sin lugar a dudas las microgrids tuvieron una parte importante en ese proceso.  

Situación actual

El último informe oficial de 2017 reconoció la existencia de al menos 109 proyectos de microgrids, con una capacidad instalada total de 157,7 MW, abasteciendo a 184.000 consumidores. Sin embargo, estas cifras no son exactas ya que algunos proyectos no están registrados y nuevas redes fueron construidas en los últimos dos años. 

La mayor parte de estos proyectos son propiedad de la compañía eléctrica nacional TANESCO o de desarrolladores privados (algunas compañías operando en el sector de las microgrids son: PowerGen, Husk Power Systems, Ruaha Energy, Zola, EnSol, Rafiki, JUMEME). 

Sin embargo, existen también proyectos cuya propiedad pertenece a las comunidades donde está localizado. Esto significa que la gente del pueblo se encarga también de su operación y de las decisiones estratégicas, como la tarifa eléctrica a pagar.

Pese a que la mayor parte de los desarrollos iniciales se centraron en pequeñas centrales hidráulicas, combustibles fósiles (generadores diesel) y biomasa, luego de los cambios de 2008, más microgrids solares e híbridas fueron construidas. 

Proyectos específicos

Durante el trabajo de campo llevado a cabo en el país, tuve la oportunidad de visitar 4 miniredes: las aldeas de Maseyu, Zombo, Malangali y Kibindu. Todas ellas operan con paneles solares y un banco de baterías. Zombo utiliza además un generador diésel para cubrir la demanda cuando las baterías se descargan mientras que Kibindu tiene un gasificador de biomasa complementando a la red. 

Las principales conclusiones obtenidas del viaje fueron:

  • El acceso a la electricidad contribuye enormemente al desarrollo de las comunidades, permitiendo Usos Productivos de la Energía (como la instalación de máquinas) que llevan al crecimiento de diferentes actividades económicas. 
  • Los niveles actuales de consumo eléctrico son un desafío para los desarrolladores privados ya que mucho de los clientes demandan en promedio 850 Wh/día (comparado con un promedio de 30000 Wh/día en EEUU o 10000 Wh/día en Europa)
  • Existe un enorme potencial para el uso de biomasa. La mayor parte de los pueblos son comunidades agrícolas y hay residuos de biomasa disponibles que las empresas pueden obtener sin cargo (actualmente se suelen quemar para que no ocupen espacio) y utilizarlos para generar electricidad. Las tecnologías de generación eléctrica con biomasa presentan ciertos desafíos, pero existen numerosos ejemplos alrededor del mundo de sistemas bien diseñados y operados y tengo la confianza de que esa experiencia puede replicarse en Tanzania y otros países de África, otorgando un valor importantísimo a esos residuos.
  • La mayor parte de los proyectos reciben apoyos económicos en forma de subvenciones, subsidios o préstamos a tasas bajas por parte de organizaciones internacionales de cooperación o del gobierno local y muchos desarrolladores reconocen que estos fondos son cruciales para conseguir el repago de sus inversiones. Dado que la red eléctrica nacional está también altamente subsidiada, consideran justo que ellos puedan recibir colaboraciones en sus proyectos de inversión.

Perspectivas a futuro

Una nueva regulación entró en vigencia hace unos pocos meses intentando solucionar dos aspectos del desarrollo de microgrids que podrían ser potenciales dificultades para su crecimiento:

  • Regulación tarifaria: existe una muy amplia variedad de tarifas en los proyectos alrededor del país y los consumidores están expuestos a esta situación, con pueblos (ninguno de los que visitamos) que están pagando hasta 2 USD/kWh (en Europa el rango de precios de electricidad va de 0,10 a 0,15 USD/kWh).
  • Extensión de la red: los desarrolladores privados tienen que lidiar con el riesgo de que la red eléctrica nacional llegue a los pueblos donde ellos han desarrollado la microgrid. La nueva regulación estipula mecanismos para permitir que en caso de que eso suceda puedan convertirse en generadores y abastezcan a la red nacional, reduciendo la incertidumbre privada en este aspecto.

Pese a que la nueva regulación se encuentra aún en su fase de implementación, puede contribuir a superar las restricciones actuales del sector. Personalmente, considero que las microfrids continuarán creciendo enormemente y que la experiencia de operación de los años pasados, combinado con innovaciones técnicas y de negocio llevarán a que el acceso a la electricidad sea verdaderamente universal! 

Sebastián Zaera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *