Fridays for Future y el crecimiento de las “huelgas por el clima” en todo el mundo: una mirada a los orígenes del movimiento, su impacto y su futuro (I/II)

El 15 de marzo, más de 1,400,000 estudiantes de todo el mundo salieron a las calles para protestar por la falta de acción a nivel gubernamental en relación al cambio climático, en lo que se considera la acción climática global más grande de la historia. Más de 2,000 protestas tuvieron lugar en más de 125 países, con Europa como la región líder en términos de organización y participación. Estas llamadas «huelgas por el clima» son parte de un movimiento dirigido por estudiantes llamado Fridays for Future, que se originó el año pasado gracias a las acciones de la activista sueca Greta Thunberg, de 14 años.

En este artículo de dos partes analizamos las razones del origen del movimiento, su rápida expansión, el impacto que ha tenido en las diferentes sociedades de todo el mundo y su futuro.

Estudiantes parisinos manifestándose el día 15 de marzo de 2019 enfrente del Panteón (Fuente: Propia).

Los orígenes: La mitificación de Greta Thunberg

El 28 de agosto de 2018, Greta Thunberg, una estudiante sueca de 14 años, decidió no asistir a la escuela hasta las elecciones generales de 2018 en Suecia el 9 de septiembre, después de que una fuerte ola de calor e incendios arrasaran el país durante el verano. Thunberg se sentó afuera del Parlamento sueco todos los días durante las horas escolares en protesta por la inacción de su gobierno frente al cambio climático, y exigiendo que Suecia alinee sus políticas climáticas con los objetivos del Acuerdo de París. Dos días antes de las elecciones, anunció que continuaría haciéndolo todos los viernes hasta que las cosas cambiaran.

Thunberg reveló que sus acciones fueron inspiradas por las activistas adolescentes de Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida (EE. UU.), quienes el año pasado organizaron un movimiento contra las armas de fuego en Estados Unidos después de un tiroteo en su escuela el 14 de febrero de 2018, que resultó en 17 muertos. Este movimiento en particular, aunque se ha desvanecido recientemente, dio como resultado una manifestación dirigida por estudiantes llamada March of our Lives el 24 de marzo de 2018, que tuvo una participación de entre 1,2 y 2 millones de personas y logró poner el tema del control de armas en el foco político.

Poco después de su primera huelga, los compañeros de clase de Thunberg y muchos otros estudiantes de todo el país se unieron a su protesta. Los medios locales e internacionales empezaron a darse cuenta de las acciones de los jóvenes estudiantes y se encontraron con una historia que resonaba en las personas y atraía a nuevos lectores. La corta edad de Thunberg, su elocuencia y el hecho de que padece Asperger fueron factores que contribuyeron a crear una historia emotiva e impresionante sobre el autoempoderamiento. Thunberg comenzó a dar entrevistas a varios medios de comunicación internacionales; los periódicos escribieron perfiles sobre ella; científicos y expertos de la comunidad le dieron premios; y, a lo largo de todo esto, ella continuó manifestándose todos los viernes.

Este emotivo pero calculado enfoque de su historia por parte de los medios de comunicación coincidió con la preocupación real de la gente con respecto al cambio climático, que se amplió enormemente cuando, el 7 de octubre, el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático) publicó un informe alarmante. El informe, que revisaba más de 6,000 estudios científicos, reveló que las consecuencias de un calentamiento global de 1.5 ° C para 2100 son peores de lo esperado, con tormentas sin precedentes, incendios forestales, sequías, desaparición de los arrecifes de corales, olas de calor e inundaciones en todo el mundo. Como referencia: los países que firmaron el Acuerdo de París acordaron mantener el aumento de temperatura por debajo de 2 ° C. Los objetivos actuales de emisión de CO2 (que están lejos de las políticas reales implementadas) impulsarán el calentamiento global en al menos 3 ° C.

Este informe del IPCC, junto con varios otros desarrollos clave que se produjeron a finales de 2018 (como nuevos comentarios sobre la carta «Advertencia a la Humanidad» firmada por 15,000 científicos de todo el mundo, o la ausencia de políticas reales de cambio de clima resultantes del COP 24 celebrado en Polonia en diciembre) ha aumentado rápidamente la conciencia de la gente sobre el tema. Los jóvenes, que por defecto conocen más la tecnología que los adultos y, por lo tanto, están cada vez más expuestos a este tipo de noticias, se han inspirado en las acciones de Greta Thunberg y han decidido reaccionar.

Portadas de varios diarios internacionales centradas en Greta Thunberg y su lucha (Fuentes: The Times, Libero, Time, The Guardian).

Su expansión: redes sociales, descentralización e interculturalidad.

Las huelgas por el clima comenzaron a organizarse en todo el mundo en noviembre de 2018 bajo el nombre «Fridays for Future». Se considera que la primera huelga masiva fue la que tuvo lugar en Australia el 30 de noviembre, que contó con 15,000 participantes y pedía directamente al Parlamento australiano que se involucrara en la causa. El emotivo y sobrio discurso de Thunberg durante la COP 24 (que puede ver en su totalidad aquí: https://www.youtube.com/watch?v=VFkQSGyeCWg) fue el detonante de otras huelgas continuadas durante todo el mes de diciembre en al menos 270 ciudades, en países como Alemania, Suiza, Bélgica y Finlandia.

Durante las semanas de 2019 precedentes a la gran huelga del 15 de marzo, el movimiento llegó a muchos otros países europeos como los Países Bajos, Italia, el Reino Unido, Francia, Dinamarca y Noruega, a veces con una participación en el rango de decenas de miles. También se realizaron huelgas en algunos países no europeos, como Canadá, Estados Unidos y Japón.

La rápida difusión del movimiento, precisamente entre los jóvenes, se amplió en gran medida gracias al uso de las redes sociales. Todas estas huelgas fueron organizadas, anunciadas y compartidas a través de diferentes plataformas (principalmente Facebook) de una manera que facilitó la participación y implicación de los posibles participantes. En última instancia, el uso generalizado de las redes sociales por parte de los jóvenes estudiantes resultó ser una baza especialmente clave para este tipo de movimiento. Muy pronto, el hashtag #FridaysForFuture se volvió fácilmente reconocible y muchas asociaciones internacionales de activistas y científicos lo utilizaron para apoyar el movimiento.

Al mismo tiempo, la falta de un núcleo de organización central facilitó que los adolescentes pudieran tomar la iniciativa y organizar acciones en sus propios pueblos y ciudades. Todos los días se creaban nuevas páginas de «Fridays for Future» en un lugar diferente, desde donde se empezaban a organizar sus propias huelgas e involucraban a los estudiantes de su zona. Una búsqueda rápida en Facebook o Twitter resulta en decenas de perfiles o páginas diferentes relacionadas con el movimiento, todas administradas por diferentes personas y organizaciones. Más interesante aún es el hecho de que es que la figura de Greta Thunberg ha inspirado una nueva ola de niñas y mujeres activistas, que ahora son los líderes de la mayoría de estos movimientos locales.

Otra característica relevante del movimiento Fridays for Future es la falta de vínculos directos con una religión, cultura, sexo o política en particular. Al igual que las manifestaciones contra la guerra que tuvieron lugar el 15 de febrero de 2003 en oposición a la inminente guerra de Irak (y que hoy en día se considera la manifestación más grande en la historia de la humanidad, con una participación de 6 a 11 millones de personas), la lucha contra el cambio climático es un problema que cada persona adecuadamente informada puede identificar. Esta particularidad es lo que ha ayudado al movimiento a llegar a tantas personas fuera de Europa, a diferencia de otros movimientos sociales que existen hoy en día.

Algunos de los líderes internacionales detrás de Fridays for Future: Maria Serra, representante de las escuelas secundarias en Fridays for Future Barcelona; Luisa Neubauer, la figura principal de Fridays for Future Germany; Allie Rougeot, líder del movimiento en Toronto (Canadá); y Anuna De Wever, principal representante de Fridays for Future Belgium.

¡Volved la próxima semana para leer la segunda y última parte de este artículo! Hablaremos en detalle sobre la huelga del 15 de marzo, qué logró y cuál fue la reacción de algunos líderes mundiales. También veremos el futuro del movimiento, incluyendo algunas palabras sobre la reciente huelga celebrada el 24 de mayo.

Referencias:

  • Fridays for Future: The #Climatestrike movement comes of age – 15h march 2019, Jefferson Chase (Berlin), DW.
  • Why I strike: Fridays for Future Barcelona – 13th march 2019, Lisa Goldapple (Barcelona), Atlas of the Future.
  • 9 reasons why the school strike for climate works and why we must listen – 30th march 2019, Will Morley (Amsterdam), Conservation Guide.
  • Kids striking against climate change: ‘We’re fighting for our lives’ – 15th March 2019, Alejandra Borunda (Washington DC), National Geographic.
  • School strikes for climate – Wikipedia.
  • Climate strike: Why are students striking and will it have an impact? – 15th February 2019, Matt McGrath (UK), BBC.
  • ‘It’s Literally Our Future.’ Here’s What Youth Climate Strikers Around the World Are Planning Next – 20th March 2019, Suyin Haynes (US), Time Magazine.
  • Climate change impacts worse than expected, global report warns – 7th October 2018, Stephen Leahy (US), National Geographic.
  • Greta Thunberg, schoolgirl climate change warrior: ‘Some people can let things go. I can’t’ – 11th March 2019, Jonathan Watts (UK), The Guardian.
  • Thousands of scientists are backing the kids striking for climate change – 14th March 2019, Matthew Warren, Nature International Journal.

Escrito por: Eloi Bigas (www.linkedin.com/in/eloibigas/)

Traducido del inglés.

Mapa mundial que muestra la intensidad de las huelgas por el clima en diferentes países, a finales de marzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *